El Amor

image

Entró en la gasolinera de siempre a pagar por los litros que había rellenado en el tanque del coche y allí le vio hablando por teléfono en una de esas cabinas por monedas; estaba sentado de manera seductora.
El corazón le empezó a latir con todas sus fuerzas, llevaba tiempo encontrándoselo de manera casual y siempre que lo hacía él estaba en posiciones seductoras o simplemente vestía de manera elegante y a la vez casual. Atendia a duras penas al dependiente, solo tenía ojos para él.
Debía hablarle, así que una vez que pagó, camino hacia él, pero una joven se acercó y se lo llevó de allí.
Ella se montó al coche con el corazón algo destrozado y condujo hasta su casa. Allí en el garaje de su casa unifamiliar se relajó y las lágrimas le brotaron de los ojos.
Cuando llevaba un rato allí llorando, llamaron al timbre. Salió del coche, subió las escaleras que separan el garaje de la casa, se secó las lágrimas que todavía estaban en sus mejillas y abrió la puerta.
Era él, ¿qué haría allí en su casa?

Anuncios