Trolls y Hadas. Amor y Desamor

Este sábado mi querida Black Cat subió a su blog Diario de un Gato Negro una entrada en la que hablaba de El amor que nos merecemos tanto en la literatura como en la vida real. A raíz de ayudarla a que sus ideas fluyeran para el post me di cuenta de alguna cosa. Así que antes de leer mi post, iros a su blog, leer su post, comentarlo y regresar el mío. Aquí os espero. ¿Y bien? ¿Lo habéis echo? ¿Habéis echo lo que os dije? ¿Si? Bien, ya podéis seguir leyéndome a mí.

reflexiones

Se que últimamente estoy muy reflexiva, pero no os preocupéis que pronto os traeré una crítica de la película The Program; concretamente este viernes, reseña del último libro de Blue Jeans el martes que viene y el viernes 1 el 20 Film Tag de una vez por todas. Una vez dicho esto, empecemos a reflexionar. A su vez quiero deciros que esta es mi entrada 200 en el blog y no, no preparé nada especial, porque 200 entradas no es gran cosa, cuando llegue a las 500 si preparé algo, esperar 300 más y ya veréis; iré ya maquinando que hacer para entonces dentro de 2 años y pico seguramente xD.

Ya he hablado recientemente de lo que pasó en Orlando con lo de los homosexuales asesinados y de lo que el mundo no ve bien, pero hoy quiero hablar del amor y de alguna otra cosa que me quedó sin decir en aquella entrada.

Pues bien, Black Cat nos habló de diversos tipos de amor y yo quise ampliarlo un poco y dar mi punto de vista, en el que hablo de algunas cosas que ella dijo y otras que no.

El amor real es aquel amor en el que se basa en el cariño, en querer a alguien cercano y no en aquel en el que se dice que se ama a alguien, cuando en realidad se idolatra; como es el caso de cuando nos “enamoramos” de alguna celebridad, ya sea un cantante, un actor o un deportista, entre otros tipos de celebridades. Hay que buscar el amor real y no el idealizado; que es el que no nos lleva a ningún lado. Porque seamos francos, una celebridad es raro que se vaya a enamorar de nosotros; pero alguien a quien conocemos ya sea en la calle, en una tienda o por internet tiene más posibilidades de enanorarse de nosotros y nosotros de ellos.

Siguiendo hablando del amor, yo muy pocas veces me he enamorado, siendo como soy, que aunque creo en parte en el cuento de hadas, algo que no es que pase muy a menudo y que no debería creer en ello; pero que le vamos a hacer si soy así, si soy una moñas. Además siendo sapiosexual (véase a aquellas personas cuya excitación erótica hacia alguien proviene, sobre todo, de que les proporcione alimento para el cerebro. Es decir, son individuos que poseen un rasgo que los expertos en psicología de la personalidad suelen definir como “apertura a la experiencia”. Dicho de otro modo, los sapiosexuales se activan ante estímulos novedosos y prestan poca atención a lo que les resulta repetitivo. Esta activación, que en principio es solo mental, se acaba extendiendo a todos los niveles, incluso el erótico. Vía Muy Interesante), me centro más en la inteligencia de la gente y me da igual que sea hombre o mujer; preferiblemente tiene que ser hombre. Así que al ser sapiosexual me es más complicado enamorarme de alguien porque tengo que conocerle y saber su forma de pensar y demás para que me atraiga, no solo físicamente. Y sapiosexual está dentro del conjunto LGBT+ con lo que seguramente haga una entrada hablando de lo que engloba esa etiqueta; ya que no solo engloba a Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales.

Pero dejando a un lado mi orientación sexual, que es la primera vez que la cuento a alguien que no sea mi querida Sara, que es la única que lo sabía. Sigo diciendo que el amor duele, si que duele el amor real y recalco la palabra real, porque sabemos que el que conté de amor irreal, el de famosos no duele, aunque ahora me digáis que si veis a vuestro ídolo salir con alguien que no os gusta, os duele en el alma y se os parte el corazón. Pues mirar, mi ídolo es Graham Norton y cuando lo dejó con el novio que más duró, no me puse mal, supe que una nueva etapa en su vida comenzaba; así que no me dolió ni nada, con lo que vosotros deberías distinguir entre el amor real, el que si funciona y el irreal, el que no funciona, el que de cualquier manera no va a ser posible.

Entonces, ¿qué amor es el que os produce más satisfacción? ¿El real basado en el cariño y amor de gente que llegas a conocer más a fondo o el irreal, que se basa en idolatrar a celebridades a las que, podrás llegar a conocer como mucho y ya?

Anuncios

7 pensamientos en “Trolls y Hadas. Amor y Desamor

  1. Hola!
    Gracias por las menciones guapa!!! Yo creo que el amor debe ser real, sobretodo para no sufrir por fantasías sin futuro. Mejor utilizar nuestro tiempo en algo que nos cunda.
    Un gran besete!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s