Nos Vamos de Concierto: Fall Out Boy

Otra vez fui a Madrid por un fin de semana, está vez la razón era para ver en concierto a Fall Out Boy. Así que como las entradas no venían numeradas, cogimos un vuelo a temprana hora, medio dormida estaba a las 9 y pico de la mañana cuando el avión despegó.

Llevamos a Madrid 20 minutos antes de lo esperado, así que fuimos a casa de mi madrina y allí dejamos las cosas, luego caminamos y cogimos un autobús hasta el retiro, donde paseamos hasta llegar a Atocha y desde allí a Gran Vía donde comimos y disfrutamos.

Caminamos hasta que decidimos ir hasta el Palacio Vistalegre de Madrid. Llegamos, preguntamos ya que había cola, en la de pista había gente que había acampado de días anteriores, pero en grada no.

Así que a las 4 menos veinte nos pusimos hacer cola y eso que no abrían hasta las siete. Horas y horas sentada, esperando a que nos dejaran pasar, muertas de frío, pero siempre con una buena razón, ver a mi grupo favorito actuar.

10003361_649734261772547_496015882_n

A las 7 entramos, corrimos y compramos la camiseta de FOB y nos fuimos a sentar, estábamos centradas y lo agradecimos.

A las 8 y cinco empezaron a tocar los teloneros, The Pretty Reckless, de los que también tengo camiseta ya que mi madre en el descanso me compró una cuando se fue al baño.

No acabaron tarde a las 9 menos diez ya habían acabado. Así que esperamos al plato fuerte, FOB, tenía ganas de verles, de gritar y sentirme a gusto.

A las 9 y diez pasadas empezaron, las dos o tres primeras canciones lo hicieron con pasamontañas. Luego se lo quitaron y Patrick se puso su gorro, que guapo está con el gorro. Canción a canción gritaba, mis labios se agrietaban y no me importaba. Con mi camiseta de FOB puesta me sentía a gusto conmigo misma. De todas las que tienen, tocaron mis 4 canciones favoritas: Young Volcanoes (que es la que uso todas las noches para dormir); I don´t Care; My Songs Know What You Did in the Dark y Alone Together.

También tocaron en plan más calmado y algo que me enamoró porque tuve a Patrick a menos de 50 metros de mi y yo escuchándolo y muriendo de amor.

No duró tanto como el de Michael, ya que a las 11 y pico acabó, dejándome con ganas de más, con ganas de mil horas de concierto, pero aún así lo disfruté como debía, siendo un concierto inolvidable y el que nunca olvidaré.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s